¿Tiene España la electricidad más cara de Europa?

En el presente año se han ido sucediendo las noticias que alertaban del aumento del precio de la electricidad en España.  En los últimos años el recibo de la luz para los consumidores domésticos e industriales ha aumentado considerablemente, situando a nuestros país en los primeros puestos del ránking.

En marzo de este mismo año, la CNE publicaba un informe del que se hacían eco los principales medios del país: la brecha existente entre el precio que paga un consumidor doméstico español y uno europeo se agranda cada vez más. De hecho, los datos a los que hacía referencia la CNE (cuya fuente era Eurostat) eran los pertenecientes al primer semestre de 2011, y efectivamente situaban a nuestro país como el tercero donde la electricidad era más cara para un consumidor doméstico cuyo consumo sea de 2.500 – 5.000 kWh/año.

Sin embargo, comparar precios finales resulta complicado si atendemos a los costes de la energía. Eurostat segmenta el precio final en tres partes: la correspondiente al VAT (o IVA), otra bajo el epígrafe ‘Otras tasas’ y finalmente el resto. Los datos presentados en los medios, es decir, los de la CNE eran estos últimos, sin atender a las tasas incluidas ni al VAT. De hecho, el cuadro resumen de ese estudio podría ser esta gráfica:

Evolución del precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año) sin impuestos ni tasas.

He añadido los datos del segundo semestre de 2012, que están completamente en consonancia con la tendencia que se venía dando: la brecha es cada vez mayor con respecto a la media europea (EU-27) y de la eurozona (EA). Sin embargo, desde el propio informe de la CNE se avisaba sobre la complejidad de comparar estos datos al excluir las tasas y el IVA. Y es que, la financiación de las energías renovables y la cogeneración y otros costes de acceso no quedaban fielmente reflejadas en todos los países, al ir incorporados en las propias tasas (Alemania, Dinamarca, Portugal e Italia). Esta financiación viene dada en forma de incentivos a la generación, certificados verdes o subastas de capacidad.

Ahora bien, gracias a que en Eurostat ya tenemos disponibles los datos del primer semestre de 2012, podríamos actualizar la anterior gráfica:

Evolución del precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año) sin tasas ni impuestos hasta primer semestre de 2012.

Según parece, el precio final sin impuestos ni tasas ha descendido un 12%, situándose en niveles de 2010. La paradoja viene porque en España no ha habido sino aumentos continuos de la tarifas, lo que choca directamente con el dato dado por Eurostat. Estaremos atentos por si se produce algún cambio. Esta sería la primera sorpresa. Veamos cómo quedaría el ránking con el resto de países:

Precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año), sin tasas ni impuestos para el primer semestre de 2012.

España ya no es el tercer país con la electricidad más cara, sino el séptimo, aunque seguimos claramente por encima de la medias europeas.

Ahora bien, al consumidor final lo que realmente le importa no es cuánto cuesta la energía (o una parte de ella sin tasas), sino la totalidad de la factura. Por ello, comparemos ahora las mismas gráficas incluyendo dichas tasas y el IVA:

Evolución del precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año), incluyendo tasas y VAT hasta primer semestre 2012.

Lo que se aprecia es que no sólo estamos por debajo de las medias europeas, sino que además, lo hemos estado años anteriores hasta el segundo semestre de 2010. Igualmente, la gráfica es engañosa, al no contemplar el déficit de tarifa estructural generado cada año, y que incrementaría notablemente el precio final para un consumidor español.

El ránking por países contando estas tasas e impuestos quedaría de la siguiente forma:

Precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año), incluyendo tasas y VAT en primer semestre de 2012.

Es cierto que Dinamarca, Alemania o Italia tienen unos precios finales muy elevados. Los dos primeros países tienen también un gran aporte renovable en el mix eléctrico, y el tercero importa una cantidad de energía enorme de Francia cada año. Sin embargo, el impacto para el consumidor es diferente a la idea que nos queremos hacer. Me explico, ¿es lo mismo pagar casi 30 céntimos de €/kWh con un poder adquisitivo danés, o con uno español? Para poder comparar en estos términos, Eurostat nos ofrece la posibilidad de comparar precios en PPS (paridad de poder adquisitivo) y poder así estimar mejor el impacto que supone para un consumidor doméstico el precio de la electricidad:

Precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año), incluyendo tasas e impuesto y en paridad de poder adquisitivo para el primer semestre de 2012.

Resulta que Dinamarca pasa de esos 30 céntimos de €/kWh a 22 cent.€/kWh. España pasa de 18,2 cent.€/kWh a 19,9 cent.€/kWh, y queda por encima de las medias europeas. Es de esperar el caso de Noruega, con uno de los PIB/capita más elevados del mundo, que pasa de 18,8 cent.€/kWh a 12,4 cent.€/kWh., y cuya producción hidroeléctrica supone el 90% del total de la cobertura, lo que presumiblemente le supone unos bajos costes de operación.

En definitiva, y bajo el prisma de la paridad de poder adquisitiva, un danés paga unos 2 cent.€/kWh más que un español, con un alto porcentaje de participación de energías renovables en su mix… y sin déficit tarifario. Y eso que en el primer semestre de 2012, el precio final ha caído un 12% en España, porque si nos fijamos en cómo terminó 2011, el panorama sería diferente:

Precio final para un consumidor doméstico (2.500-5.000 kWh/año) con impuestos y tasas, y en paridad de poder adquisitivo para el segundo semestre de 2011.

La diferencia era mucho mayor, quedando nuestro país por encima de Dinamarca y alejados de las medias europeas. Es de esperar que con la nueva reforma financiera del sector eléctrico, España vea incrementado su precio final para 2013, con un déficit de tarifa aún por liquidar y un escenario normativo agitado como mínimo.

Podéis consultar los metadatos en: http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=nrg_pc_204&lang=en

PD: La metodología de Eurostat consiste en hacer promedios de forma semestral. No olvidemos, eso, que son promedios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s